Si. Por fin abrí un blog. Me gusta escribir, pero nunca tanto como leer. Tengo expectativas tan altas con las cosas que leo que considero que las que escribo no tienen gran significancia. Pero como soy partidaria de que las palabras (casi siempre) deben permanecer, quisiera darles (darme) una oportunidad. Probablemente muy pocas personas lo lean, pero al menos yo sabré que está aquí. Además, pensándolo bien, brinda una ventaja de lo más práctica: No tengo que volver a molestar a la gente que me rodea con mis pensamientos repentinos y mis impresiones de libros. Pobrecitos, hacen lo que pueden, pero no siempre pueden aparentar interés.

Entonces, aquí habrá cosas de las que probablemente me arrepienta más adelante. Pero más que nada (y espero tener tiempo para seguir el ritmo) cosas de libros, opiniones -a veces crueles- y unas que otras ideas. No me gustaría que se convirtiera en un diario personal, así que, si alguien llega a leer algo parecido, por favor hagánmelo saber.

Para ser una primera entrada es bastante insustancial; poco a poco iré dejando cosas mejores (o peores) que no sean sólo de interés para mí.

Dámarys C.

Anuncios