Me avergüenza un poco escribir esta entrada: van a conocer la razón de que mi verano fuera completamente estéril. Creo que por eso mismo tengo que escribir acerca de las series que vi; tal vez alguien esté de acuerdo conmigo o, al contrario, no lo esté y se genere un bonito debate.
Empezaré con las series que, según yo, no tienen un alto nivel, que sirven para entretenerse pero, como lo dije en alguna entrada anterior, son los guilty pleasures que no te dejan avanzar hacia cosas mejores.

Empezaré con The Last Ship. En su comienzo me generó muy buenas impresiones, por eso tal vez me extienda un poco explicando por qué la incluyo en esta entrada.
A medida que avanzaban los capítulos se volvía más repetitiva y predecible. Es decir, cada personaje se engancha a un estereotipo y no lo suelta; a veces estos estereotipos son refrescantes porque no te dejan en el borde de la silla como otras series –ejem, The Leftovers- sino que te permiten sentarte tranquilamente y reírte de vez en cuando. Pero hay cosas que simplemente me parecen desafortunadas. Como la exagerada parcialidad. Vamos, ya sé que es una serie americana y todo eso, pero no puede ser que crean verdaderamente que ellos son los únicos buenos y el resto del mundo son criminales o tontos incorregibles (China bombardeando a su propio pueblo, Francia siendo atacada por una bomba atómica, latinos que trafican drogas y esclavizan a los nativos ignorantes –cliché- y, por supuesto, rusos tratando de controlar el mundo a través de la violencia y el autoritarismo). Ah, sin contar la trilladísima frase americana: “No negociamos con terroristas”. Señor, que hayan querido presentarlos –a estas alturas de la historia universal- como los dioses de la justicia y el honor me parece una falta de respeto a la inteligencia del espectador.
Dejando a un lado esa opinión muy personal, creo que se equivocaron al querer utilizar todas las situaciones que se pueden presentar en una historia como esta sin dedicarle mayor tiempo a los detalles y a la complejidad de cada una (a veces llegaron a resolver dos y hasta tres situaciones de estrés en un episodio). Además, casi todos los personajes eran completamente buenos o completamente malos; no tengo que explicar por qué esto si que está completamente mal. Pareciera que al final se dieron cuenta de esto y la situación planteada para la segunda temporada es el caos y los intereses de USA cuando el barco llega a tierra americana. Aún así, me dejó bonitos momentos al verla con mi papá.

Rush, una serie de un doctor que cobra cantidades exorbitantes por guardar los secretos médicos, es entretenida y ya está; todavía no le veo pies ni cabeza a la temporada, excepto el querer volver con la ex novia y que ésta tenga un cáncer terminal.

Otra serie que tenía buenas expectativas era Extant, acerca de vida extraterrestre en un futuro cercano. A pesar de los buenos actores que tiene, se ha quedado entre un thriller de misterio y ciencia ficción, sin definirse ni agregar algo diferente.

A pesar del buen hilo argumental de The Lottery (en un mundo donde sólo hay unos poco niños y las mujeres no quedan embarazadas, se lograr fertilizar artificialmente 100 óvulos que se sortearán en una lotería nacional) no termina de explotar. No sé qué esperaba de ella, tal vez profundizar más en el hecho de que no hay niños o en el sentido de la existencia de la humanidad, tal vez quería que hablaran más de la desesperación de muchas mujeres al negárseles el desarrollo de uno de los instintos más primarios; no sé, al igual que TLS me parece que pasan superficialmente por muchas situaciones sin dejarnos encariñarnos con ninguna. Mucho ruido y pocas nueces.

Estas fueron las nuevas, pero anteriormente he mencionado que tengo otros Guilty Pleasures: True Blood, cuya sexta temporada fue la última y la peor de todas; decepcionante de principio a final, pudieron haber terminado la serie perfectamente en la quinta y habríamos estado más felices todos. Witches of East End es la otra y creo que decayó muchísimo. Nunca fue una obra de arte pero ahora se ha tornado hasta molesta.

Estos fueron mis impresiones negativas, pero no todo es malo. Luego publicaré las series que recomendaría con los ojos cerrados. Y, algo positivo, es una lista mucho más larga que ésta.

Dámarys C.

Anuncios